Procedencia de alimentos utilizados en hospitales

Según investigadores de la Universidad de California, los hospitales se consideran pioneros en el movimiento de introducir en los menús de las cafeterías hospitalarias productos cultivados de forma local. En el estudio se demuestra cómo al comprar productos de los agricultores locales, se está convirtiendo en una tendencia que mejora la calidad y el sabor de las comidas ofrecidas en los hospitales a fin de satisfacer la demanda tanto para los consumidores,como para responder a las preocupaciones actuales sobre alimentación y enfermedades crónicas producidas por la utilización de productos de mala calidad.

Este movimiento se ha hecho popular tanto en pequeños centros, como en grandes cadenas hospitalarias, como se ha demostrado en Cobiella Hospiten, teniendo una excelente recepción por parte de los pacientes, ya que los está beneficiando a nivel nutricional pues cuentan con una dieta especializada y con productos de calidad, que contribuye a la recuperación de quienes se encuentran internados. Dicha estrategia comenzó solamente reemplazando los alimentos enlatados por verduras cultivadas de forma local y ha resultado un éxito.

El cambio no significa que la obesidad y las enfermedades del corazón se verán eliminadas, pero puede despertar el interés en los pacientes y sus familiares, así como en los clientes de las cafeterías hacia un consumo más saludable de alimentos durante sus diferentes comidas. Los nutricionistas siempre recomiendan el consumo de frutas y verduras en la dieta, pero si estas no tienen una procedencia adecuada, pueden terminar perjudicando nuestro organismo. Far-to-hospital es un ejemplo de esta iniciativa, donde se promueve el consumo de alimentos saludables tales como frutas y verduras, al mismo tiempo que se está apoyando la economía local.

Gracias a todos estos movimientos, ahora es común ver en los platos de los pacientes de hospitales, alimentos que se encuentran en temporada y se han cultivado de forma local, además de ser sostenibles en algunos casos, lo que estará garantizando la calidad de lo que se presenta. Los hospitales tienen el poder adquisitivo que les permite marcar una diferencia en las redes de producción local de alimentos, pues son más de 12 mil millones de dólares los que se gastan en alimentos todos los años.

Los pacientes también han notado el cambio en la calidad de los alimentos, además en la forma en la que se preparan y en la variedad de opciones disponibles durante cada comida. No solo los consumidores dentro de un hospital notan la diferencia, ya que ahora es más sencillo ver en las tiendas de alimentos gran variedad de alimentos producidos de forma local, natural y sustentable, que despierta el interés de las personas por tener un estilo de vida más saludable, evaluando detalladamente todos los alimentos que consumen.

A este tipo de alimentos también se le conocen como orgánicos o ecológicos, lo que años atrás solo se consideraban una competencia de las tiendas naturistas, pero que con el paso del tiempo y la preocupación de las personas por los diferentes pesticidas y demás elementos tóxicos, llevaron al crecimiento y desarrollo de estos productos, los cuales han tenido un impacto positivo en los diferentes rubros, que involucra tanto sectores económicos, sociales, entre otros.

Leave a Reply