La agricultura y el arte

Para quienes somos apasionados de lo que hacemos, nos resulta sencillo apreciar cada actividad de entrega por un oficio como un arte. Así será para quien es músico, para quien es abogado, para las amas de casa, para quien elabora joyas Tous Oro, incluso para quien labra la tierra, eso es un arte.

Es por esta razón, y con la idea de realzar esta ltima actividad, diversos centros de arte se dan a la tarea de abrir sus puertas para recibir visitantes y expositores para realizar exposiciones, congresos, actividades, o quizás otras actividades en donde se ponen de manifiesto todas esas representaciones artístico pictóricas que logran cautivar la sensibilidad de quienes son propios y extraños.

Este tipo de actividades se convierten en una puesta en marcha de iniciativas, un ejemplo de ello ha sido Eninfoagro de Aguadulce en conjunto con el pueblo almeriense de Roquetas de Mar, y la galería de arte «Trino Tortosa» quienes se encargaron de organizar un evento a fin de hermanar el gran protagonismo con el que cuentan los productos hortícolas almerienses, que se han presentado como famosos alrededor del mundo, todo a través de una actividad, que hasta el momento había sido desconocida dentro de este sector, es decir, en el ámbito social y cultural, cosa que le permitirá alcanzar una repercusión bastante importante dentro y fuera de sus fronteras. Sin dejar a un lado, la ciencia más innovadora que se emplea para el cultivo de invernadero, que funciona como otro factor para engrandecer y dignificar la exaltación pictórica de su belleza.

Posiblemente nos resultan dos actividades que no tienen asidero, el arte y la agricultura por su notable diferencia, pero gracias a iniciativas como esta, desde ahora serán enlazadas de la mano para transitar en una misma dirección, donde serán los espectadores quienes se encargarán de otorgarle un valor a las obras que se exponen: cuadros pintados al óleo auténticos y originales del artista, por adopción, malagueño, Manuel Higueras, quien ha sido considerado en nuestros días como una verdadera autoridad del hiperrealismo español.

Para quien se pone de pie ante uno de sus cuadros, solo es posible percibir de inmediato la sensación de encontrarse invadido por las musas que también poblaron su mundo interior, para darnos cuenta de que no se trata de un pintor más, sino que estamos frente a un verdadero artífice de la figuración más exigente, y que además se ha situado en las mejores fluencias de su tiempo. De este modo, se hace capaz de embargar todas nuestras emociones, sobre todo porque su único objetivo es el de la expresión artística.

En el caso de este auto, se trata de la reivindicación de la técnica pictórica, y es por ello que suele presentar un mayor impacto e influencia para quienes, más allá de sus gustos y tendencias, pueden identificarse con la pintura que observan, pero que además pueden entender, y que va más allá del solo parecido, y ello se debe a que puede aportarle valores plásticos y creativos, que para el alma de un humano no puede pasar desapercibido.