Cultivar plantas medicinales

Muchos amantes de la naturaleza y sus bondades, desde siempre han optado por cultivar plantas medicinales en sus casas, por lo que les vendrá muy bien algunos tips para lo manera, pero además, sugerirte algunas de las plantas que pueden ser cultivadas para brindarle a tu casa esa conexión que le hace falta con la naturaleza. A continuación, te indicaremos cómo aprender un poco más de ello, y de ser necesario nos ensuciamos las manos de tierra, pero lo haremos.

El cultivo de plantas medicinales en nuestra casa

La primera recomendación para sembrar plantas medicinales en nuestra casa es comenzar desde cero, pues si has decidido traer a casa alguna planta que se ha encontrado en otro ambiente, existe la posibilidad de que se produzca un choque con tu espacio interior. Es por ello, que se debe iniciar desde el origen de las semillas el crecimiento de las plantas. En tal sentido, tampoco es recomendable colocar todas las plantas dentro de un mismo recipiente, debido a que cada una cuenta con sus propiedades características, por lo que unirlas podría incidir en su crecimiento y producción.

Lo indicado, es usar una maceta para cada planta medicinal que sea cultivada en casa, aunque también puede ser en la tierra de tu jardín. Otra recomendación que no podemos dejar de un lado, es el empleo de tierra de alta calidad, como por ejemplo la tierra que cuenta con diversos componentes que facilitan un adecuado drenaje. No debemos obviar el cuidado constante ya que se trata de seres vivos que requieren de atención. Para algunas plantas, el agua en conjunto con otros componentes son la fuente de su alimento, pero si estos no son recibidos de manera adecuada, no se lograrán los beneficios que proveen las plantas medicinales que son cultivadas en casa.

¿Cuales plantas pueden ser cultivadas en casa?

Una de las plantas que es más sencillo de cultivar dentro de casa es el cebollino, ya que no necesita mucha luz. Entre sus propiedades podemos resaltar que es rico en vitaminas A, B y C, funcionando incluso como un potente agente antibacteriano. Otra sugerencia es la menta verde, se trata de una planta medicinal que se debe cultivar desde sus semillas, para su crecimiento lo único que debemos brindarle cada día es que reciba un poco de luz. También es considerada una hierba buena, aunque crece como si se tratara de una hierba mala. Entre sus propiedades encontramos que es un potente analgésico, antiinflamatorio y estimulante.

Cuando se trata de orégano y romero, estas son plantas sencillas de cultivar en interiores. En el caso del orégano, este suele tener un crecimiento rápido, y a diferencia de las anteriores, este requiere de seis a ocho horas de sol cada día, por eso es importante tener conocimiento de donde se ubica. En cuanto a sus propiedades, las investigaciones han permitido alcanzar una definición de su actividad antioxidante en nuestro organismo, sin dejar a un lado que se emplea para el tratamiento para la tos. En el caso del romero, es una planta que requiere abundante agua, mientras que la infusión de sus hojas alivia la tos y es beneficioso para el hígado, incluso el vapor del romero conlleva efectos positivos en el tratamiento para el asma.