Actividades para mejorar el desarrollo de tu niño pequeño

Si eres padre primerizo o estás en la etapa de ya más de un hijo, no importa, estas actividades te pueden ayudar de todos modos, existe una gran importancia en cómo le presentas el mundo a tus hijos, y en las edades tempranas es cuando mayor provecho se le puede sacar a su aprendizaje. Esto se debe a que gracias a su cerebro recién salido del horno, es posible que pueda aprender las cosas con mayor rapidez, y muchos teóricos dicen que los primeros 6 años de vida son cruciales para un niño, ya que lo que aprenden en esos primeros 6 años de vida, es lo que formará su carácter de adulto.

Probar texturas

Los niños pequeños son aprendices sensoriales que les encanta tocar, oler y probar para comprender el mundo que los rodea. Usa un marcador oscuro para trazar letras del alfabeto y / o números en papel de póster. Luego haz que tu niño decore las letras con elementos texturizados como papel de lija, frijoles, bolitas de algodón, pastas y limpiadores de tuberías. Tocar las letras les da a los niños la oportunidad de sentir la forma en que se forma una letra.

Aprender inglés

Los niños gracias a la plasticidad de su cerebro a edades tempranas, son capaces incluso de aprender 3 idiomas en simultáneo y captar la comprensión de cada uno por separado, por eso, existe una academia que ofrecen cursos de inglese per bambini, llamada Kidsandus, donde podrán aprender el inglés de una forma muy lúdica y divertida.

Contacto con la agricultura

Enseñar a tu pequeño de donde proviene los alimentos puede ser una buena opción para que aprenda a valorar el trabajo que se hace en la tierra. Les enseña conciencia ecológica desde temprana edad, lo que lo haría un ciudadano más consciente mientras que al mismo tiempo aprende de texturas, colores, sabores y adquiere anticuerpos teniendo contacto directo con la tierra.

Presentar organizacion

Cultive el espíritu de ayuda de tu hijo promoviendo la organización en tu hogar. Los padres deben adoptar esta cualidad aunque pueda ralentizar las actividades y tareas. Acopla la actividad de Etiquetar tu hogar manteniendo juguetes, ropa, platos y artículos del hogar en lugares específicos. Al poner las cosas en sus contenedores y cajones etiquetados, convierte el proceso en un juego de adivinanzas.

Pregunte a los niños a dónde pertenecen ciertos artículos (“¿Adónde van sus juguetes? ¿Dónde deben guardarse sus zapatos?”) O coloca los tenedores en un cajón de calcetines o un juguete en el refrigerador y desafía a los niños pequeños a que corrijan sus “errores”. Les encantará reorganizarse para mamá o papá, ¡que parece que no pueden recordar a dónde pertenecen las copas!.

Pasear por la ciudad

Familiaricese con su ciudad señalando el supermercado, la estación de bomberos, la gasolinera y otros lugares de interés. Al pasar por cada lugar, discute los detalles de estos establecimientos básicos del vecindario. Esto incluye quién trabaja allí, el propósito de su visita y qué artículos encuentras en su interior. Luego, dibuja o imprime imágenes de estos lugares y coloquelas en tarjetas de índice junto con sus detalles. La próxima vez que salga con su hijo, consulta estas tarjetas de “vecindario”.

Ponle números a tus mañanas

En un papel de póster, crea una cuadrícula de calendario con 31 casillas y deja espacio en la parte superior para agregar letreros que representan cada mes. Escribe los días de la semana en la parte superior y las tarjetas del número 31 con los números del 1 al 31. Coloca el Velcro en la parte posterior de cada tarjeta y en cada una de las 31 casillas del póster. Cuelga el calendario al nivel de los ojos de tu hijo y el primer día de cada mes, agrega un cartel mensual y la tarjeta número 1 debajo del día correcto de la semana. Al día siguiente, desafíalo a encontrar la tarjeta número 2 y averiguar el día de la semana. De este modo tu hijo comenzará a entender el calendario y el sistema numérico.

Leave a Reply